Victoria

Victoria

Tenía 10 años cuando por primera vez  disfrute una revista de fotografía. 

A esa edad uno piensa en jugar o visitar a sus amigos y pasar la tarde con ellos. Yo era todo lo contrario, encerrarme y ver revistas. 

El internet estaba estaba naciendo (con esto me refiero a que aún no había el boom de las redes sociales). Disfrutar de una imagen impresa en una revista o periódico recortarla y guardarla era lo que yo hacia. 

Es increíble como una simple máquina puede de alguna forma arrancarle al tiempo y al espacio una pequeña partícula del cosmo y mantenerla completamente quieta para siempre.

Un buen retrato puede transmitirnos aquel sentimiento que uno tiene escondido muy en el fondo, es ese retrato que puede captar la esencia de manera que nunca volvamos a verlo igual. Documentar es toda mi intención al igual que lograr una fotografía que nos transporté a otro lado a otro mundo no físico, aumentar su valor de apreciación. Sostener la cámara, elegir con cuidado que distancia focal se usará para la luz que uno tiene al frente, a todo esto tener únicamente un par de segundos. Sentir y disfrutar el momento es lo que más me agrada.

Claro que a los 10 años no podría haber pensado todo esto. Pero la emoción de ver una fotografía que uno a creado es y seguirá siendo la misma.